MÉTODOS DE EXTRACCIÓN DE CBD

En Mimascota CBD nos gusta trabajar con compañías que utilicen métodos de extracción lo más naturales posible. Así que elegimos productos libres de pesticidas, sin GMO y con sus correspondientes certificados. De esta forma, podemos garantizar un consumo seguro y obtener el máximo beneficio posible para la salud de nuestras mascotas. 

El etanol y la extracción de C02 son dos métodos comúnmente utilizados para extraer CBD. Son dos de las formas más limpias y seguras de extraer CBD para el consumo tanto humano como animal. También existen métodos artesanales, como la espagiria o la infusión. Éstas formas de extracción, más casera, son muy efectivas a la hora de obtener un buen extracto de amplio espectro.

EXTRACCIÓN CON DISOLVENTES LÍQUIDOS

MimascotaCBD-extracción-CBD-disolventes-líquidos

En este método, se aprovecha toda la materia vegetal de la planta (tallos y flores). Se realiza la mezcla con un disolvente líquido (generalmente etanol o aceites).De esta forma, se separan los cannabinoides de la planta, y se transfieren al líquido. Más tarde, en el caso del etanol, el líquido se evapora de esta mezcla. Finalmente, lo que queda son los componentes propios de la planta en forma de resina. Ésta resina es la que se diluye en un aceite portador, que le da su aspecto final.

Los beneficios de este método son muchos. Es la manera más simple y económica de extraer CBD. Además, elimina los componentes no deseados, como la clorofila, del cáñamo seco. Para ello, se realiza la extracción a temperaturas muy frías, usando Etanol. 

La resina resultante se somete a una cromatografía, para eliminar los fitoquímicos vegetales no deseados del material extraído. Los cannabinoides tienen una fuerte interacción con los medios de cromatografía. Ésto facilita la separación del material vegetal no deseado, como la clorofila. Una vez separado, el cannabidiol y otros terpenos se pueden aislar de forma rápida y segura.

EXTRACCIÓN CON ACEITE VEGETAL

El aceite vegetal también se puede utilizar para extraer CBD, pero al igual que el uso de etanol, tiene sus ventajas y desventajas. Lo bueno de la extracción de los cannabinoides con aceite de oliva es que la técnica es muy simple. Solo requiere calentar el aceite de oliva hasta unos 90 grados Centígrados, para después, filtrar el extracto.  Como resultado, obtenemos un extracto no concentrado, por lo que los usuarios deben usa una dosis mucho mayor para beneficiarse de sus efectos.

EXTRACCIÓN CON CO2

La extracción de CO2 es el método de extracción más conocido. Implica el filtrado de la partes de la planta a través de una serie de cámaras, que controlan la temperatura y la presión.

Una vez alcanzadas unas determinadas condiciones de presión y temperatura, el dióxido de carbono se comporta como un líquido, en vez de como un gas. Ésto se conoce como fluido supercrítico. El CO2 líquido atraviesa el material vegetal y comienza a disolver los aceites. Puede aislar los cannabionides con una eficiencia cercana al 90% de pureza.

Son muchos los pros de este método. No requiere un proceso de evaporación prolongado, como la extracción con solvente líquido. También es el método, cuyo producto final con menos contaminantes, una vez terminado.

Aquí tienes un vídeo de cómo se extrae el CBD y se destila:

DESTILADO DE CBD

Este método permite separar los cannabinoides y los terpenos de la planta, así como tratar las moléculas, con una degradación térmica mínima. Todo el proceso se realiza en niveles de vacío por debajo de 0.01 mm Hg, lo que permite la destilación de productos que necesitan temperaturas altas de ebullición, a temperaturas moderadas. De esta forma no se degradan los compuestos deseados. El porcentaje de CBD de este método puede alcanzar cifras cercanas al 99%. 

MimascotaCBD-extracción-CBD

ESPAGIRIA

Se denomina Espagiria al conjunto de procesos que se llevan a cabo para conseguir un extracto puro de plantas medicinales. El objetivo es obtener todos los componentes que son beneficiosos para la salud. Es una técnica que procede de la antigua Grecia y que alcanzó su máximo esplendor durante la Edad Media. Es considerada parte importante de la alquimia, y precursora de diversas técnicas en la medicina moderna.

El método combina diferentes procesos: fermentación, destilación, carbonización… Todos con el mismo fin: separar los componentes minerales del resto de componentes y materia vegetal. De esta forma se convierten en útiles remedios naturales de dolores y dolencias diferentes. O, simplemente, para una buena homeostasis general.

PROCESO DE EXTRACCIÓN POR ESPAGIRIA

La espagiria se traduce en una tintura. Para conseguir una tintura pura, primero se trituran los tallos y ramas de las plantas de cannabis o cáñamo. Una vez triturada la materia verde, se carboniza a baja temperatura. Hay que vigilar que la temperatura no exceda los niveles adecuados, que mantienen los componentes minerales de la planta intactos. Después, se mezcla con agua, se filtra, y se añade alcohol. Posteriormente, se destila la solución. En definitiva, consiste en separar los componentes minerales de la planta, para volver a combinarlos después.

A las extracciones espagíricas se les atribuyen mayores propiedades terapéuticas que a las tinturas normales. También es compatible con la medicina actual, ya que carece de contraindicaciones y efectos secundarios. Puede aplicarse en patologías físicas, así como en patologías emocionales o psicológicas.