Gatos, perros y fuegos artificiales

MimascotaCBD-gatos-perros-y-fuegos-artificiales

Por desgracia, son muchos los perros y gatos que se asustan con los sonidos fuertes: tormentas, petardos, la lavadora cuando centrifuga… Lamentablemente, vivimos en una sociedad cada vez más plagada de ruidos atronadores, cláxones, gritos y celebraciones plagadas de fuegos artificiales. La actitud de un perro o gato temeroso de los ruidos suele ser muy frustrante para los dueños. Y, a menudo, difícil de eliminar por completo.

Como siempre hacemos, os recomendamos ayuda de un profesional o conductista que os ayude a entrenar a vuestro compañero miedoso a sobrellevar estos miedos. Mientras encontráis alguno, hay algunas cosas que se puede ir haciendo… para adelantar trabajo.

CAUSAS

El miedo a los ruidos estridentes en animales suele deberse a dos causas: malas experiencias, o simple desconocimiento. Aunque pueden desarrollarse a cualquier edad, normalmente los cachorros comienzan a mostrar miedo a partir del primer año de vida.

En los perros, el miedo se manifiesta de diversas formas, como caminar de un lado a otro, babear en exceso, jadear, temblar, tumbarse bajo mesas pequeñas o camas… Los gatos, suelen esconderse en sitios profundos y oscuros, corren por la casa como si huyesen y pierden el apetito.

Lo que NO hay que hacer en NINGÚN CASO es castigar ese comportamiento. Sólo se generará más ansiedad en el animal y el miedo será aterrador y devastador para él. Tampoco hay que intentar calmarlo a base de caricias y arrumacos. Eso sería recompensarlo por tener miedo, lo cual tampoco es bueno. Puedes decirle suavemente que se calme, que todo está bien, una vez, pero tampoco es una relación positiva para el animal.

SOLUCIONES

Hay algunas cosas que podemos hacer y que suelen funcionar con la repetición, pero hay que actuar con antelación. Muchas veces sabemos qué noche va a estar plagada de fuegos artificiales: las fiestas del barrio, Nochebuena, Nochevieja, celebraciones deportivas… Es éstos casos, podemos seguir éstos consejos para ayudar a nuestro compañero a acostumbrarse a esos ruidos.

  • Hacer ejercicio: dale un paseo extra a tu perro lo más cerca posible de la hora de la cena. Con tu gato, puedes tener un tiempo extra de juego con él, también antes de la cena. Intenta hacer que se canse para que, después de la cena y con la barriga llena, tenga más sueño y esté más relajado.
  • Comida: pon una ración más grande de comida para cenar. Que se sienta bien saciado y poco activo.
  • Cobijo: si el perro o gato suelen estar fuera de la casa, es importante ponerlos a cubierto en un lugar seguro, como la casa o el garaje. Asegúrate que puertas y ventanas están cerradas, para que los animales no escapen a causa del pánico.
  • Otros ruidos: puedes poner la televisión o algo de música, para intentar camuflar los petardos o los truenos.
  • Entretenimiento: si tu perro o gato tienen un juguete que les vuelve locos, intenta captar su atención y juega con ellos mientras duren los fuegos artificiales o la tormenta. Esto tiene doble recompensa, ya que mientras lo entretienes, se olvida de los ruidos y, además, creas una relación positiva entre los ruidos y el juego.

Es importante observar las necesidades del perro o gato en esos momentos. Cada animal expresa su miedo de forma distinta. Algunos tiemblan y se tumban a nuestros pies. Otros van de un lado a otro, jadeando y en un alto grado de excitación. Mira cómo se comporta y dale lo que necesita. Haz un refugio, con unas toallas o mantas. Cerca de ti, si quiere estar a tu lado, o en su lugar favorito de la casa. A los gatos suelen gustarles los refugios en alto. Lleva al refugio su juguete o manta favoritos.

También es importante que nosotros estemos en calma. Recordad que los animales leen perfectamente nuestra energía y estado de ánimo. Así que, permanecer calmados y tranquilos también es de gran ayuda para ellos.

¿CÓMO AYUDA EL CANNABIDIOL CON LOS FUEGOS ARTIFICIALES?

Cada vez hay más veterinarios que confían en el extracto de cannabis para ayudar a nuestras mascotas a rebajar los niveles de estrés y ansiedad durante estos episodios de miedo a los ruidos. Los extractos de CBD o extractos de cannabis medicinal, regulan la presión arterial, lo cual ayuda al perro o gato a regresar a un estado de calma de una forma física. También incide en la química neuronal, ayudando a reducir la ansiedad y el nerviosismo. Un tratamiento de largo recorrido con CBD, incluyendo alguna dosis extra antes o mientras duren los ruidos, ayudarán a tu mascota a aprender a mantener la calma.

Encuentra el producto de CBD más adecuado para tu mascota en nuestra tienda.

Puedes encontrar más información sobre el CBD aquí:

 

Compartir post