Consulta pública de la FDA sobre el consumo de CBD

Thehempydog-FDA-consulta-CBD

Aunque en muchos estados de Norteamérica el consumo de cannabis medicinal y recreacional está permitido, el estatus legal del CBD no está propiamente establecido en todo el país. Para estudiar su aprobación, una de las medidas que la FDA (Food & Drugs Administration) decidió llevar a cabo, fue la de abrir un buzón público, dónde la gente pudiese escribir, relatando sus experiencias con los cannabinoides. De esta forma, consiguen información de primera mano de los efectos del CBD, tanto de su consumo humano, como de su uso en animales. ¡Lo cual nos parece una idea estupenda!

La FDA solicitó la opinión pública sobre la seguridad y la eficacia del CBD. Más de cien personas aprovecharon esa oportunidad para decirle a la Administración que sus mascotas, perros y gatos, también se benefician de los cannabinoides y los compuestos de cannabis.

Lo que no se esperaba la FDA fue que el volumen de comentarios relacionados con el uso de cannabinoides en mascotas fuese tan alto. Así que decidieron tener en cuenta también estos comentarios recibidos durante los tres meses que el período de comentarios para las regulaciones de CBD estuvo abierto.

Aunque la FDA no solicitó relatos anecdóticos sobre experiencias personales con CBD, y mucho menos comentarios sobre su uso en animales, sin duda recibieron mucho más de lo que esperaban.

Comentarios

Más del 4% de los 4.269 comentarios cuyo texto ha sido publicado on line por la FDA, menciona a los perros.

En general, los comentarios describen una mejora dramática en afecciones como la epilepsia, la artritis, el dolor crónico y la ansiedad entre las mascotas (principalmente los perros), después de comenzar el tratamiento con CBD. Muy similares a las historias sobre humanos que comienzan a consumir cannabinoides, estos comentarios a menudo señalan que el CBD funcionó de una manera que los productos farmacéuticos no lo hicieron, sin efectos secundarios graves.

Algunos ejemplos

Os mostramos alguno de los comentarios que podéis encontrar en el enlace a la consulta de la FDA:

  • Judy Hoover: comenta que ha comenzado a administrar CBD a su perro de 20 años, que anteriormente “no podía subir y bajar las escaleras”. El perro “ahora corre y baja las escaleras”, dijo. “Así que creo que sí funciona”.
  • Nikki Gurule: “Uso aceite de CBD para mi perro que tiene 13 años y sufre una enfermedad autoinmune y problemas de cadera. Dejó de dar sus paseos  diarios y ya no se subía al coche, ni se subía al sofá, como lo había hecho toda su vida. También estaba tomando prednisona por los problemas autoinmunes. Desde que comencé a darle aceite de CBD por vía oral todos los días, ahora camina 30 minutos en una cinta de correr a diario, salta al sofá sola y entra al automóvil sin ayuda. Ya no cojea ni grita cuando la tocan. Ahora ya no toma prednisona , está mostrando una mejora en todos sus niveles de tiroides y los problemas inmunológicos han desaparecido . Los perros no mienten, y se nota que ella se siente mejor y sin dolor. Continuaré usando aceite de CBD para ella el resto de su vida”.
  • Deb McClellan: “Me familiaricé por primera vez con los aceites de CBD cuando mi perro desarrolló artritis en las caderas y la columna vertebral. Sinceramente, creo que le dimos 2 años adicionales de vida cómoda y feliz con el aceite de CBD”.
  • Anónimo: “El CBD ha sido muy útil para el tratamiento de la ansiedad de mi perro y la mía. Mi perro solía destruir muchas cosas de la casa si lo dejábamos solo durante mucho tiempo. Después de comenzar el tratamiento con una dosis baja de CBD, mi perro dejó de tener ese comportamiento y, en general, parece más relajado”.

Conclusiones

Perros y gatos también parecen beneficiarse indirectamente del CBD, según ciertas publicaciones. Las familias afirman que el uso del compuesto hace que sea más fácil llevar a sus perros a pasear.

Aunque los informes anecdóticos no son especialmente científicos en sí mismos, los comentarios se ven reforzados por investigaciones recientes. Un estudio publicado en abril mostraba una marcada mejoría en los perros que sufren convulsiones y que recibieron CBD. Otro estudio del año pasado encontró que el aceite de CBD redujo significativamente los síntomas de la artritis.

No está claro qué efectos tendrán estos comentarios centrados en las mascotas sobre el proceso de reglamentación de la FDA para el CBD , pero colectivamente sirven como otro ejemplo del intenso interés que tienen los consumidores para garantizar que la agencia desarrolle regulaciones que enfaticen el acceso seguro al CBD productos, tanto para humanos como para nuestros amigos peludos.

Compartir post