Entrevista con el Dr. Jhon J. Betancourt (II)

MimascotaCBD-cannabis-medicinal-Jhon-Betancourt-CBD-THC
Hablando de gatos… Vemos que comienzan a realizarse algunos estudios clínicos, pero básicamente se trata de perros. Apenas encontramos información reseñable sobre el uso de cannabinoides en gatos y no tenemos noticias de que se esté llevando a cabo ningún tipo de ensayo clínico al respecto. ¿Existen muchas diferencias entre los efectos del cannabis en gatos y perros? ¿Hay que tener alguna precaución extra con ellos?

Existen varios estudios clínicos sobre gatos, pero se trata de estudios de casos aislados. Nosotros trabajamos con expertos en gatos, también de Argentina, y entre todos hemos comprobado la efectividad de estos tratamientos, principalmente en patologías felinas que se consideran “huérfanas” respecto a su tratamiento.

Básicamente el sistema endoncannabinoide funciona de igual forma en todos los animales aunque hay diferencias. Poco a poco, vamos descubriendo cada vez más animales que poseen sistema endocannabinoide, no sólo mamíferos, también insectos, artrópodos… La diferencia principal entre perros y gatos es la cantidad de receptores. Hasta donde sabemos, los perros tienen más receptores relacionados con el sistema endocannabinoide que los gatos, así que son más sensibles a los efectos de los cannabinoides. Pero a esta conclusión llegamos a través de la práctica, ya que aunque existen estudios sobre el sistema endocannabinoide canino, no existen estos mismos estudios en gatos.

Este tema nos interesa mucho y es uno de nuestros proyectos en el futuro. En definitiva, podemos concluir que los gatos son más resistentes al cannabis que los perros. Por un lado, los gatos son más resistentes a las intoxicaciones, pero también a los efectos del tratamiento, cosa que no ocurre en perros. Es decir, que es más fácil que un perro se intoxique con una dosis no adecuada de cannabis, sin tener en cuenta variables como el peso, el tamaño o la edad.

Venimos observando que hay un gran número de perros que sufren epilepsia, enfermedad cuyos síntomas estresan mucho tanto a los perros como a sus familias. Vemos que sufren mucho y nos gustaría animar a esas familias a que probasen a combinar sus tratamientos veterinarios con cannabinoides. Tú mismo sufres epilepsia que tratas con cannabinoides, así que, no hay nadie mejor para dar algunas pautas que puedan hacer que se decanten por probar con algún preparado de CBD.

Es cierto que venimos notando un aumento de casos de animales con epilepsia. Según nuestros estudios, esto se debe en la mayoría de los casos a 2 factores:

  • La alimentación: en el caso de los perros, particularmente, es muy común basar la dieta en piensos, compuestos principalmente de grano y materias primas de muy baja calidad. Este puede ser uno de los desencadenantes de la epilepsia en perros.
  • Enfermedades etológicas: también hemos detectado un aumento de perros ansiosos por separación, soledad, falta de ejercicio o de atención en general. Muchos de los perros que comienzan con ansiedad, degeneran en epilepsia.

Nuestro objetivo principal es mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes a través de tratamientos con cannabis, también en casos de epilepsia. Los que buscamos con estos tratamientos es reducir al máximo los episodios epilépticos, y que cada vez esos episodios sean menos intensos. Esta es la forma de enfocar un tratamiento cannábico de este tipo.

Ya se han publicado estudios muy interesantes que demuestran unos porcentajes de éxito de hasta el 80% en pacientes con epilepsia refractaria que reciben tratamientos de CBD. En el caso de tratamientos con THC, el porcentaje de éxito ronda el 40%. Teniendo esto en cuenta, podemos preparar extractos equilibrados para estas patologías, donde THC y CBD estén casi igualados y el nivel de psicoactividad sea bajo, ya que el CBD anula los efectos psicotrópicos del THC. La sinergia de estos dos compuestos también es muy importante, ya que se potencian al actuar juntos, pudiendo abarcar muchos de los síntomas derivados de este tipo de dolencias.

Teniendo en cuenta que en casi toda Europa el THC sigue siendo ilegal, hay que intentar trabajar con las cantidades exactas en miligramos. Nosotros tenemos en cuenta que cada paciente es distinto, así que cada evaluación y cada tratamiento es exclusivo para ese paciente, abordando los tratamientos con los extractos de menos a más. Creemos que los receptores cannabinoides funcionan en el caso de la epilepsia, presentando efectos secundarios positivos del cannabis como tranquilizar a los pacientes, estimular el apetito, mejorar el sueño… que actúan en sinergia con el organismo para mejorar el estado de la epilepsia. En todo caso, los aceites o preparados “Full Spectrum” tienen muchísimo potencial y se van a ir descubriendo más usos según vayan apareciendo diferentes productos, con los que podremos ampliar las opciones de aplicación en diferentes pacientes y dolencias.

Otros problemas muy comunes  son la ansiedad y el estrés. En estos casos, la mejora tarda más en llegar y los responsables de estos animales se desesperan por los comportamientos molestos que llevan consigo. ¿Cómo actúan CBD y THC en estos casos? ¿Cómo hay que tener en cuenta los niveles de energía a la hora de usar los preparados de CBD?

En este caso, consideramos que lo primero y más importante es hacer un buen diagnóstico. Acudir a un profesional que pueda determinar fácilmente si el paciente sufre ansiedad o estrés. En los casos de ansiedad, por ejemplo, hemos comprobado que el CBD y cepas que tranquilicen, como la Amnesia, funcionan muy bien en estos casos. Es muy importante tener en cuenta con qué tratamos a los animales, ya que si tratamos un caso de ansiedad con genéticas muy psicoactivas, podemos empeorar la ansiedad hasta provocar esquizofrenia. Y este es un punto sumamente importante, ya que a los pacientes con estrés, a veces, el CBD no les va tan bien, por eso es importante un diagnostico correcto antes del tratamiento.

Los niveles de energía son muy importantes. Por eso trabajamos cada caso individualmente. No tenemos una regla de oro. No podemos recomendar tantos miligramos para tantos kilos… esto nos parece hasta irresponsable.  Cuando hacemos el reconocimiento a cada paciente, tenemos muy en cuenta la energía de cada uno de ellos. Si por ejemplo se nos presenta un paciente letárgico, que come poco y duerme mucho, si le damos CBD vamos a conseguir que esté apático y somnoliento todo el día. Si por el contrario, usamos genéticas sativas o índicas, equilibradas en su contenido de THC y CBD vamos a obtener mejores resultados, obviamente siempre teniendo en cuenta antes si es estrés o ansiedad. Sin embargo, en los pacientes con mucha energía, que ladran mucho, olisquean todo el rato, no para de ir de un lado a otro por toda la casa… en este tipo de perros con una actividad más alta, cuyo comportamiento puede resultar molesto, va muy bien el CBD en dosis bajas.

También nos hemos encontrado un par de casos en los que el consumo de CBD aumentaba los niveles de presión arterial. ¿Son comunes este tipo de efectos secundarios? ¿Existen otros efectos secundarios que haya que tener en cuenta?

En general todos los productos derivados del cannabis medicinal producen un ligero aumento en la presión arterial. Se ha confirmado que hay receptores en el sistema nervioso central, en el sistema nervioso periférico, en el sistema cardiaco, y puede darse este tipo de reacciones las primeras veces que se usa el cannabis medicinal. Aunque después de un tiempo, los animales comienzan a tener cierta resistencia y estos cambios en el sistema cardiovascular disminuyen.

En el momento en que se consume cannabis medicinal, se produce una taquicardia que compensa la bajada de la presión causada por la vasodilatación, principalmente periférica, que producen los fitocannabinoides. Por compensación, el cuerpo aumenta la frecuencia cardiaca y de ahí que se produzca una subida de la presión arterial.

El sistema endocannabinoide es el sistema que realiza la homeostasis en el organismo, pero no olvidemos que estamos hablando de una sustancia externa, que provoca reacciones en nuestro organismo.

No hemos tenido incidentes de cardiopatías, de hecho tenemos pacientes con dolencias de este tipo con los que estamos comenzando un estudio junto a un médico especialista. Intuimos que el CBD, principalmente, puede tener mucho potencial a la hora de tratar enfermedades cardíacas. Durante este estudio, nos hemos dado cuenta de que se puede regular esta subida de presión administrando alimento antes del cannabis medicinal, o junto con él, ya que el pico de glicemia que produce la comida y la alcalosis metabólica hacen que disminuyan los efectos secundarios relacionados con la presión arterial.

MimascotaCBD-cannabis-medicinal-Jhon-Betancourt (10)
Vamos a hablar ahora del Vetcann, primer congreso internacional dedicado al uso veterinario de cannabis terapéutico, organizado por Red Cannabis Medicinal Veterinaria, de la que eres Director Científico. Hemos visto muchos vídeos y sabemos que habéis presenciado ponencias muy interesantes… ¿Cuáles han sido las más interesantes para ti? ¿Alguna historia que te haya sorprendido especialmente?

Creemos que el Vetcann fue un éxto rotundo. Contamos con más de 400 médicos interesados en el sistema endocannabinoide sobre el escenario, más de 30 empresas, 2 universidades, 13 expositores de diferentes países, conferencistas de todo el mundo… Y la revista Remevetcann, que es la primera revista especializada en cannabis medicinal veterinario.

Lo que más me llamó la atención fueron las pruebas que se están realizando en pacientes con trauma craneoencefálico severo y en pacientes con enfermedad cerebrovascular, y la recuperación tan increíble que están consiguiendo con preparados de cannabis medicinal altos en THC. Hemos podido trabajar en un artículo junto a la doctora chilena Yarela Oyarzo, que es emergentóloga, veterinaria y dirige una clínica muy interesante en el sur de Chile. En este artículo, contamos el caso de una perrita que se llama Isidora, y quisimos mostrar su mejora a través de dos Tacs a los que se accede a través de un código QR en el artículo. Es un artículo sumamente interesante que creemos que puede ser la punta de lanza para comenzar a investigar más profundamente los efectos de los cannabinoides en la enfermedad cerebrovascular, más allá del mundo veterinario, es decir, en el mundo de la medicina general. Es un tema del que no se habla mucho, y en el que nosotros prevemos un gran potencial.

También estamos investigando tratamientos con THC en pollos de engorde, para reducir el estrés de estos animales que están confinados. Así que también estamos interesados en investigar y tratar todo tipo de animales y explotaciones para uso pecuario, más allá de las mascotas. Todo este aspecto de la investigación nos parece muy interesante.

Creo que el lanzamiento de la revista es lo más importante de todo el Vetcann.  Esta revista (Remevetcann) puede ser nuestra bandera emblemática y es con lo que vamos a poder dar que hablar en el futuro.

Nos llama mucho la atención vuestra organización. Lo normal sería que en España hubiese más veterinarios interesados en las aplicaciones medicinales del cannabis. ¿Cómo ha sido compartir experiencias con otros veterinarios de Argentina, Chile, Perú…?

Ha sido una experiencia muy gratificante. Sobre todo porque hemos tenido la oportunidad de trabajar con colegas que trabajan en campos muy específicos dentro de la medicina veterinaria. Trabajamos con muchos colegas de México, Perú, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Chile, Venezuela…  Nuestra misión es compartir y acercar la información sobre el sistema endocannabinoide a aquellos colegas que aún no lo conocen, y ayudar a que puedan aplicar estos conocimientos con sus pacientes.

En España estamos retomando algunas alianzas que ya hicimos hace un par de años, cuando estuve allí realizando algunas conferencias. También hemos realizado consultas virtuales con veterinarios españoles, estudiando algunos casos de diabetes tipo II en gatos. Con todos estos profesionales estamos comenzando a arar el terreno del Vetcann 2.020 en Madrid. Es algo que queremos hacer. Evidentemente sabemos que tenemos que contar con colegas de allá, con industria de allá, con empresas y proyectos como el vuestro… Nuestra intención es realizar congresos, cursos virtuales, seminarios… exponer el tema a la luz pública y compartir y facilitar a los veterinarios el conocimiento para que ellos lo hagan llegar a sus pacientes, que es donde queremos llegar.

Llevar el bienestar y una buena calidad de vida a nuestros pacientes es lo que nos mueve.

Para nosotros ha sido una gran alegría saber que el próximo Vetcann 2.020 se va a celebrar en España. Pero a la vez nos sorprende que decidáis hacer un evento de este tipo en un país dónde el uso del cannabis terapéutico es aún un gran desconocido, no está regulado, el autocultivo no está permitido y ni siquiera se pueden comercializar preparados para uso alimentario que contengan las palabras “CBD” o “Cannabidiol”… Y no parece que nada de esto vaya a cambiar a corto plazo. ¡Es todo un reto! ¿Cómo surge esta idea?

Esta idea surge de todas las deficiencias, inconformidades y doble moral que presenta el estado del cannabis medicinal en España. También de la necesidad de sanar el dolor de tantos pacientes, que es lo que más nos mueve. Sabemos que es un reto, por la legislación existente. La idea es hacer un Vetcann más europeo, con la presencia de profesionales de otros países donde el tema del CBD y THC está regularizado.

Sin embargo, pensamos que hay que llevar el Vetcann más allá de un país como Colombia, donde el uso del cannabis es legal y está despenalizado, para generar debate. Hablar de cannabis y mascotas es doblemente polémico y eso hace que sea más visible. Nosotros tenemos una experiencia muy bonita, aquí en Colombia, ya que hemos podido llegar a medios de comunicación donde no puede llegar el cannabis medicinal para humanos, principalmente por el hecho de estar trabajando con mascotas. Sabemos que ya hay varios colegas españoles trabajando en este campo y hay mucho interés por parte de algunas empresas para que se realicen este tipo de eventos. Queremos sentar a la mesa a Universidades, empresas, investigadores, pacientes y gobiernos para hablar del tema.

Queremos que el Vetcann sea ese punto de encuentro donde potenciar la industria del cannabis a través de todos aquellos profesionales serios que ya trabajan en ella. Pensamos que es una gran oportunidad, pese a todos los retos que enfrentamos.  Cuando todo está por hacer, el reto y los beneficios siempre son mayores. Así que esperamos que a corto o medio plazo, todas las personas que participan de este movimiento obtengamos beneficios compartidos.

¿Cómo ves la situación futura del CBD en España?

Creo que el tema de la regulación del CBD en España podría demorarse debido a los intereses económicos y políticos, que son las trabas más comunes en este asunto, más allá de que los gobiernos sean conservadores o progresistas. Aquí en Colombia, y en aquellos países de Latinoamérica en los que el cannabis se ha regularizado, ha sido bajo gobiernos conservadores, o de derechas, al contrario de lo que uno pensaría. Creo que la visión de la Unión Europea y sus políticas, a corto o medio plazo, van a ir cambiando y poco a poco el CBD podrá abrirse camino.

El movimiento latinoamericano ha sido muy importante, ya que eso nos ha dado luz verde para investigar con cualquier tipo de cannabinoide, lo cual puede abrir muchas puertas. Nuestro mercado es muy interesante también y cada vez más enfermos conscientes de los beneficios del cannabis.

Creo que es cuestión de tiempo. Para nosotros era casi imposible imaginar un marco legal para el cannabis aquí en Colombia, y ahora lo tenemos. Es verdad que aún faltan cosas, hay muchas dificultades todavía y no todo es de color rosa, pero creemos estar en el camino correcto. La situación del CBD en España terminará por regularizarse, a corto o medio plazo, aunque aún hay muchos intereses para darle la vuelta a las cosas, cambios de poder, intereses económicos…  que pueden ser dolorosos para nuestro sector.

De nuevo, darte las gracias por tu amabilidad y tu tiempo. Estamos deseando que llegue ya el Vetcann 2.020 (¡este sí que no nos lo perdemos!), para poder aprender más de todas vuestras experiencias y seguir trabajando por la normalización y la regulación de los tratamientos de cannabis medicinal.

Puedes leer la primera parte de la entrevista aquí.

Compartir post