CBD para gatos

MimascotaCBD-CBD-para-gatos

Cada vez somos más conscientes de los beneficios que los cannabinoides tienen en el alivio y tratamiento de ciertas dolencias. Cada vez se realizan más estudios sobre sus efectos, y más personas lo usan para evitarse dolores musculares, de cabeza, o simplemente para aliviar el estrés del día a día. Poco a poco, también hay más familias que deciden tratar las dolencias de sus perros con cannabinoides. Y comparten sus experiencias e información en la red. Pero… ¿y los gatos? ¿Es apropiado usar CBD para gatos? Aquí os explicamos todo lo que necesitáis saber si os preguntáis si el CBD puede ser útil para vuestro gato.


¿Es seguro el aceite de CBD para gatos?

Lamentablemente, no existen estudios clínicos aún sobre los efectos de los cannabinoides en los gatos. Sin embargo, los expertos coinciden en que los gatos, como mamíferos, también poseen un sistema endocannabinoide, que es necesario para la correcta regulación del organismo y responsable de tener una salud óptima. Como nosotros. Y como nuestros perros. Así que si el CBD es beneficioso para nosotros, y para nuestros perros, ¿por qué no iba a serlo también para nuestros gatos?

Algunos pioneros estamos comprobando que el aceite de CBD es completamente seguro y beneficioso para nuestros gatos. Existen experiencias positivas en casos de tumores, otros tipos de cáncer, disfunción cognitiva, recuperación tras enfermedades largas, intervenciones quirúrgicas o refuerzo del sistema inmune.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de adquirir y usar un aceite de CBD para gatos?

Básicamente, los requisitos son los mismos que los recomendados a la hora de adquirir un aceite para nosotros o nuestros perros. El único asunto a considerar es la cantidad de CBD del preparado, debido a que los gatos, normalmente, pesan menos que los perros. Un producto adecuado para gatos puede oscilar entre un 2% y un 4% de concentración, siendo 0,25 mg de CBD por kilo un punto de partida adecuado para comenzar un tratamiento. Recuerda siempre consultar con tu veterinario antes de comenzar cualquier tratamiento con cannabinoides.

  • Lo más importante de todo: los test de laboratorio. Gracias a estos test sabrás exactamente qué cannabinoides contiene el aceite y en qué cantidades. También deberían mostrar la presencia de metales pesados, pesticidas y otros productos químicos encontrados en el extracto. Si los test de laboratorio no están disponibles en la web, pídelos, pero NUNCA compres un preparado del que no puedes obtener test de laboratorio. Puedes estar comprando un aceite que no contiene CBD, o cuya cantidad de THC no es segura para tu gato. Si el producto es bueno, no te pondrán pegas a la hora de facilitarte cualquier análisis que solicites.
  • Busca un aceite especial para perros o gatos. Los productores de este tipo de aceites vigilan de forma estricta que los niveles de THC sean adecuados en aquellos aceites que son de amplio espectro (es decir, que contienen otros cannabinoides además de CBD o Cannabidiol)
  • Una vez tengas un aceite adecuado y seguro, no tengas miedo de usarlo. Lee las instrucciones de uso y, si tienes dudas, ponte en contacto con el fabricante. Por otro lado, observa a tu gato tanto como puedas. Fíjate en cualquier síntoma de mejoría y vigila que se repita en el tiempo. Eso te dirá que vas por el buen camino o si tienes que aumentar la cantidad de aceite.

¿CBD aislado o de amplio espectro?

Existen dos tipos de aceites de CBD: los aceites de CBD asilado (CBD isolated) y los aceites de CBD de amplio espectro (full spectrum).

Los aceites de CBD aislado se componen básicamente de extracto de CBD y un aceite portador, que puede ser de coco, oliva, cáñamo, pescado… Son más baratos que los aceites de amplio espectro, pero sus beneficios no llegan tan lejos. Funcionan bien en caso de dolores articulares y para calmar momentos de excitación puntuales.

Los aceites de CBD de amplio espectro, además del aceite portador y CBD, contienen otros cannabinoides, que proporcionan otro tipo de beneficios. La unión de otros cannabinoides con el CBD produce lo que se llama “efecto séquito”, que consiste en que, con la unión de diferentes cannabinoides (CBDG, CBDA, THC, THCA,…), el efecto del preparado es más potente que el de un preparado de CBD aislado. Este tipo de aceites resulta más útil a la hora de ayudar a aliviar dolencias más graves y reforzar el sistema inmune en casos de cáncer o tratamientos médicos agresivos. Si nuestro gato está fuerte, la medicación será más útil.

Nuestra recomendación es que busques información sobre los cannabinoides y entiendas cómo funcionan en nuestro organismo, y en el suyo. Aprender es la mejor forma de averiguar si el CBD puede ayudar a tu gato y mejorar su calidad de vida.

¿Cómo puede ayudar el CBD a los gatos?

Artritis

El CBD puede ayudar reducir la inflamación en las articulaciones, lo que facilita que nuestro gato merodee, juegue y vuelva a saltar sobre los muebles. No solo alivia la hinchazón en las articulaciones y mejora el rango de movimiento, sino que también puede ajustar la percepción y la respuesta al dolor.

También, el uso tópico del aceite de CBD parece ser particularmente terapéutico para aliviar el dolor de huesos y articulaciones.

Pancreatitis y Enfermedad Inflamatoria Intestinal

Las propiedades antiinflamatorias del CBD pueden ser muy beneficiosas en el tratamiento de estas dolencias y aliviar los otros síntomas de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, como los vómitos y la pérdida de peso.

Ansiedad y agresividad

El CBD activa los receptores de serotonina 5-HT1A en el cerebro. Esta interacción ayuda a la producción de serotonina, creando un efecto antidepresivo. Una mejor regulación de la serotonina da como resultado un mayor estado de calma y tranquilidad en nuestro gato.

Cáncer

La cirugía y la quimioterapia pueden ayudar a tratar el cáncer, mientras que el CBD puede ayudar a aliviar muchos de los síntomas y efectos secundarios de los tratamientos agresivos, como la propia quimioterapia.
Como antiemético, el CBD reduce significativamente náuseas y vómitos , lo que le permite a nuestro gato estar correctamente alimentado y fuerte para recibir su sesión de quimioterapia.
También se ha demostrado que el CBD aumenta el apetito entre los pacientes con cáncer, ayudando al gato a mejorar y mantener una dieta saludable durante su tratamiento.
Las propiedades antiinflamatorias del CBD ayudan a reducir los procesos inflamatorios que producen los tumores o el exceso de toxinas en el hígado, lo que se traduce en una reducción del dolor y aumento del bienestar del gato.

Existen otras dolencias menos comunes, relacionadas con inflamación o enfermedades autoinmunes, en las que también podemos utilizar los beneficios de los cannabinoides para mejorar la vida de nuestros gatos. Infórmate, consulta con tu veterinario y anímate a descubrir si los cannabinoides pueden ofrecer una vida mejor a tu gato.

Compartir post