El cannabis como medicina veterinaria: Entrevista a la Dra. Sarah Brandon (I)

MimascotaCBD-estetoscopio-sobre-hoja-de-análisis

Que el cannabis se ha convertido en una industria en auge, es evidente para todos. El cannabis es un tema de actualidad. Es por eso que han aparecido productos nuevos e innovadores en el mercado, derivados del cannabis, que muestran sus beneficios a personas (y animales) por todo el mundo. La publicidad de estos nuevos productos está en su punto más alto y, aunque todos sabemos que la gente y el cannabis van de la mano, estamos empezando a ver que el cannabis y nuestros queridos peludos, también pueden ir juntos (¡pata con pata!). La cantidad de productos para mascotas que entran a hurtadillas en los estantes de las tiendas es increíble y muy emocionante. La idea de que las mascotas puedan beneficiarse del consumo de cannabis me cautivó tanto, que busqué a la Doctora Sarah Brandon, quien tuvo la amabilidad de conversar sobre algunos temas que consideramos importantes, sobre todo para que el público en general pudiera conocer muchos más aspectos del cannabis.

CM: No podemos agradecerte lo suficiente por tomarte el tiempo de responder algunas preguntas y conversar sobre mascotas y cannabis. Estoy muy emocionada de hacer un artículo sobre mascotas, porque creo que la información es muy importante, y quizás no se conoce lo suficiente. La Dra. Brandon desprende una enorme pasión y conocimiento que compartir con nuestros lectores, pero antes de profundizar… ¿podemos comenzar por conocer algo de su historia personal?

Dra. Sarah Brandon: Obtuve el título en medicina veterinaria en la Universidad Estatal de Oklahoma en 2002, y me especialicé en cirugía equina. También hice una pasantía privada en Washington. La práctica equina no funcionó, así que encontré mi lugar en medicina y cirugía felina, donde permanecí durante 12 años. Desde nuestra estancia en la escuela veterinaria, y hasta la fecha, mi esposo y CSO, el Dr. Greg Copas y yo, administramos cannabis a perros y gatos. Greg comenzó usando cannabis él mismo,  para combatir el dolor en las articulaciones, porque padece muchas lesiones deportivas y algunas alergias a terapias de prescripción. Funcionó bien, así que decidimos administrarlo a nuestras propias mascotas. Como habíamos estado en el campo veterinario durante algún tiempo, sabíamos cómo manejar las toxicidades de la marihuana, así que recogimos registros de todas las respuestas. Mudarnos a Washington fue la clave para comenzar a analizar la materia vegetal administrada y aprender a ajustar las dosis. Finalmente, obtuvimos una dosis consistente e información de seguridad, y comenzamos a dirigirnos a otras mascotas, pacientes, amigos… Si alguién pertenecía a nuestro circulo social y tenía mascotas, terminaban usando cannabis como nosotros. A medida que nuestra base de contactos creció, decidimos comercializar el producto. En este momento, tenemos más de 6.000 pacientes que abarcan todas las edades, sexo, condiciones, respuestas, dosis, etc. Hemos creado una base de datos viva, que utilizamos para el desarrollo de productos, consultas de pacientes y educación de padres y veterinarios.

“Menos es más”

CM: Tus antecedentes son muy interesantes y ya tienes más de 6000 pacientes. Sabemos que decidiste administrar cannabis a los animales, pero ¿Cuándo llegó por primera vez el cannabis a tu vida y qué papel jugó inicialmente para ti?

Dra. Sarah Brandon:  la primera vez que utilicé cannabis fue de forma recreativa, a los 19 años. Medicinalmente, comencé a usarlo un año más tarde, a los 20, para combatir la ansiedad. Y resulté más que satisfecha. A medida que aprendía más sobre el SEC (sistema endocannabinoide), fui encontrando ciertas variedades que me ayudaban con el insomnio, sin encontrarme agotada al día siguiente. Aún hoy estoy fascinada de la poca cantidad de aceite que se necesita para que se noten los beneficios médicos

MimascotaCBD-cannabis-y-mascotas

CM: Por su experiencia en estudios veterinarios, puedo ver que usted ya sentía amor por los animales. ¿Qué fue lo que inicialmente despertó su interés en la industria y les empujó a comenzar su investigación de los efectos del cannabis en animales?

Dra. Sarah Brandon: investigamos el porqué de la prohibición del cannabis, y descubrimos que no tenía nada que ver con D.A.R.E (Drug Abuse Resistance Education) y otras organizaciones sin sentido. El cannabis se había usado en la medicina veterinaria con gran éxito, hasta que se prohibió.  Entonces, sentimos que era el momento adecuado para respaldar los datos que nos había aportado el uso histórico del cannabis con los nuevos descubrimientos realizados gracias a la ciencia actual. Estos nuevos descubrimientos científicos resultaron mejor de lo que esperábamos, y los pacientes respondieron de manera muy favorable. Lo mejor era que podíamos combinar las terapias que ya se estaban aplicando al paciente con el cannabis. El cannabis complementa otros tratamientos, al tiempo que mejora la calidad de vida. ¿Cómo no poner esto a disposición de los padres de mascotas, ayudar y educarlos a ellos y a nuestros colegas veterinarios?

“El cannabis complementa otros tratamientos, al tiempo que mejora la calidad de vida”.

CM: Es cierto que estas organizaciones (D.A.R.E) nos han inculcado toda la vida que el cannabis es malo. Obtener datos y conocimientos científicos es vital para que la gente pueda empezar a entender que no es así. Háblame sobre el cannabis y los problemas de salud en mascotas… definitivamente es un tema de moda y me encantaría saber qué es lo que no sabemos y qué necesitamos saber en este campo en crecimiento.

Dra. Sarah Brandon: el uso de cannabis en mascotas es un tema complejo, que se aborda mejor a través de la educación. El SEC, sistema endocannabinoide (sistema receptor de cannabis) es altamente sensible y adaptable. Su único propósito es escuchar las señales de estrés del cuerpo (detectando sustancias químicas desechadas por las células dañadas), y tomar medidas en forma de regulación (creando y activando más receptores de cannabis en lugares específicos). Con ello conseguimos devolver al cuerpo a una homeostasis más saludable. Estas señales de estrés ocurren todo el tiempo en nuestros cuerpos, y el sistema endocannabinoide está pendiente de todas ellas. Por ejemplo, si lanzando la pelota a Gnarls (uno de nuestros Malinois belgas), termina con un rasguño en la nariz al recuperar la pelota de debajo de la zarza, su SEC se pone en marcha. Las células a lo largo del rasguño han resultado dañadas, por lo que envían mensajes de socorro en forma de sustancias químicas. El SEC escucha esta llamada de socorro de las células y comienza a actuar para devolver a las células a su estado normal. Este proceso incluye remisión del dolor e inflamación, además de ayudar al sistema inmunológico a combatir posibles infecciones. Cuando administramos cannabinoides, simplemente proporcionamos al SEC más compuestos para que pueda hacer su trabajo de manera más eficiente y efectiva.

MimascotaCBD-cannabis-y-mascotas-flor-cannabis

A nivel celular, ahora entendemos mejor cómo funciona el SEC, y mucha gente está empezando a darse cuenta de que en este sistema se basa en el equilibrio. Los receptores de cannabis funcionan a partir de sistemas de retroalimentación negativa, que es muy similar a nuestros sistemas HVAC. En lugar de calor y frío, los receptores del sistema endocannabinoide usan THC y CBD para incitar a las reacciones químicas, lo que da lugar a una mejor salud celular. Con el tiempo, esa mejora puede llevar a una mejor calidad de vida para nuestros amigos peludos y para nosotros mismos. Debido a que el SEC está diseñado para usar CBD y THC, a menudo los resultados son mejores, cuando se usan combinados. Sin embargo, los perros y los gatos no toleran bien el THC, por lo que observamos que la mejor fórmula para los animales es CBD 2 :THC 1.

“siempre hay que usar productos específicos para mascotas, a menos que lo indique su veterinario”.

Hay que sumar un tercer elemento importante de la ecuación: los terpenos, que son los componentes que dan a las plantas su olor, y conforman las estructuras químicas de los aceites esenciales. Cuando los terpenos se combinan con CBD y THC, el SEC puede activar los receptores de maneras distintas, lo que aumenta los beneficios para la salud. Este proceso se conoce como “efecto séquito”, que permite reducir las dosis de todos los compuestos para obtener mejores resultados y pocos efectos adversos.

Como responsables de nuestras mascotas, ¿cómo sabemos cuánto cannabis administrar nuestro gato o perro? En este momento, aún no se han realizado estudios de doble ciego que respondan a esta pregunta. Sin embargo, mi experiencia con el uso de cannabis en perros y gatos, durante las últimas dos décadas es que dosis tan bajas como desde 0.1 hasta 1 mg por kg, con una formulación CDB (entre 2 y 7): THC : 1, son suficientes para la mayoría de las mascotas. Cuando se usan productos que solo contienen CDB, es posible que haga falta llegar a 2.5 mg / kg para empezar a notar mejoría. Es recomendable no sobrepasar dosis mayores a 10mg por kg., debido a cómo el CDB afecta a los receptores en grandes cantidades. Básicamente, esto significa que siempre hay que usar productos específicos para mascotas, a menos que lo indique su veterinario. Lo que para los humanos puede ser menos que una dosis, de cualquier medicamento, para nuestra mascota puede conllevar grandes problemas.

(Continúa leyendo esta entrevista aquí)

En nuestra tienda encontrarás productos tópicos de CBD y complementos alimenticios de cáñamo deliciosos y naturales para tu perro o tu gato.

Compartir post