Cannabinoides en plantas diferentes al cannabis

MimascotaCBD-cannabinoides

Existen docenas de plantas, no solo cannabis, que contienen compuestos cannabinoides que interactúan con el sistema endocannabinoide.

El sistema endocannabinoide humano (SEC) se llama así porque responde a los componentes del cannabis. Pero el cannabis no es su único regulador: hay una gran cantidad de moléculas derivadas de plantas o incluso organismos unicelulares que interactúan con el SEC.

Científicos italianos y suecos publicaron un estudio en 2019 que describe las plantas “cannabimiméticas”. Estas plantas no son impostoras de cannabis, pero producen productos químicos interesantes que interactuan con el SEC, un sistema fundamental para todos los organismos vertebrados.

El estudio se realizó sobre docenas de especies de plantas que producen un total de aproximadamente 50 moléculas relacionadas con los cannabinoides. Muchas de estas plantas se han utilizado como medicinas tradicionales durante siglos, y sus efectos médicos se alinean con nuestra comprensión moderna del papel fundamental del SEC en muchas enfermedades. Algunas plantas incluso producen los endocannabinoides humanos anandamida y 2- AG , aunque no se conoce ninguna planta con receptores cannabinoides.

COMPONENTES CANNABIMIMÉTICOS

La Quercetina, que se encuentra en la caléndula y en muchas plantas frutales, puede activar los receptores cannabinoides CB1. Se ha estudiado como un nutriente dietético protector contra los trastornos cardiovasculares y metabólicos. El Resveratrol, un antioxidante que se encuentra en las uvas rojas, el maní y otras especies de plantas, también interactúa con los receptores CB1, aunque sus efectos no están del todo claro.

Un estudio encontró que el Resveratrol (a menudo promocionado como una razón para beber vino tinto) aumenta la acción de los receptores CB1 y CB2 en la superficie celular. Otro estudio sugirió que el Resveratrol eleva los niveles de endocannabinoides, lo que aumenta la activación CB1, causando un efecto neuroprotector. Un informe anterior, de 2009, encontró que el Resveratrol inhibe el receptor CB1 con alta afinidad, pero los autores se retractaron de este documento cuando sus estudios de seguimiento no pudieron replicar el resultado.

Thehempydog-cannabinoides-caléndula
Flor de caléndula

OTROS EJEMPLOS DE PLANTAS CANNABIMIMÉTICAS

COMPUESTOS DE TIPO FITOCANNABINOIDE

Algunas plantas producen compuestos casi idénticos a los fitocannabinoides, pero con modificados moleculares. El THC y su variante, el THCV son idénticos, excepto por la parte final de su código genético. Sin embargo, el primero activa los receptores CB1, mientras que el segundo los bloquea.

El perrottetinene, derivado de algunos musgos y otras especies de plantas hepáticas, tiene un código genético ligeramente más largo que el THC y activa los receptores CB1 y CB2.

Algunas leguminosas de la familia Fabaceae, producen sustancias análogas del cannabidiol (CBD), pero se desconocen sus actividades cannabinoides. Se consideran imitadores del CBD.

El Helichrysum umbraculigerum (Flor de Papel o helicriso) puede producir cannabigerol (CBG) por sí mismo. Este es el único ejemplo conocido en el que una planta distinta del cannabis produce uno de los fitocannabinoides denominados “clásicos”.

El rododendro y las especies fúngicas producen sustancias químicas como el ácido cannabicromenico (CBCA), que usan para eliminar la competencia, ya sea fúngica, bacteriana o viral.

IMPULSORES ENDOCANNABINOIDES

Los receptores cannabinoides son un componente clave del sistema endocannbinoide, que también emplea enzimas metabólicas y transportadoras (proteínas de unión a ácidos grasos) para regular los niveles de endocannabinoides. Muchos compuestos vegetales se valen de estas proteínas para influir en el SEC.

El aloe vera, la soja y muchas otras plantas producen kaempferol, que bloquea y retrasa la degradación de la anandamida en el organismo.

La soja, la alfalfa, los cacahuetes y otras plantas, son capaces de sintetizar la biocanina A, que también puede bloquear la descomposición de la anandamida por la FAAH.

El Euphol, que se encuentra en la planta de Lápiz de cactus o Euphorbia tirucalli, bloquea la descomposición del cannabinoide 2- AG del cuerpo por el monoacilglicerol lipasa. Sus extractos se usan para tratar el dolor.

Existen dos terpenos, α y β-amirina, que evitan la descomposición de 2- AG y han demostrado efectos beneficiosos en casos de pancreatitis. Las amirinas se encuentran en especies de ficus, eucaliptos, algarrobas y otras especies.

Thehempydog.cannabinoides-aloe-vera
Aloe Vera

ANTAGONISTAS DE LOS RECEPTORES CB2

CB2 es el receptor de cannabinoides encargado de prevenir el daño inflamatorio. La activación de los receptores CB2 puede mejorar enfermedades comunes de inflamación crónica, como obesidad, enfermedades neurodegenerativas y trastornos autoinmunes.

El Celastrol activa el receptor CB2, causando un efecto antiinflamatorio que puede explicar por qué se usa en la medicina tradicional china para tratar la artritis, la aterosclerosis y el lupus.

Los ácidos grasos derivados de la equinácea activan los recptores CB2 y los receptores antiinflamatorios relacionados.

La corteza de magnolia contiene dos polifenoles, honokiol y magnolol, que activan ligeramente el receptor CB2.

LIGANDOS DE RECEPTORES CANNABINOIDES DUALES

Algunos cannabinoides no se unen a un solo receptor. Es decir, tienen afinidad tanto con los receptores CB1 como con los receptores CB2. Tanto el THC como el 2- AG tienen una actividad significativa en este par de receptores. También lo hacen ciertos compuestos vegetales.

La mayoría de las bayas de color contienen cianidina , que se une a ambos receptores cannabinoides, lo que le confiere un efecto neuroprotector. Sin embargo, algunos metabolitos de cianidina bloquean los receptores cannabinoides, lo que sugiere que las bayas son reguladores homeostáticos que equilibran el tono endocannabinoide.

Las antocianinas dan a la fruta los colores púrpura, negro y azul. Más allá de la cianidina, las sustancias químicas como la peonidina y la delfinidina también se unen a ambos receptores cannabinoides.

La auroglaucina, derivada de un hongo aspergillus, se une tanto a los receptores de cannabinoides como a los receptores de opioides. Todavía se desconoce si activa o inhibe los receptores cannabinoides.

ANTAGONISTAS DE LOS RECEPTORES CB1

El bloqueo en la actividad de los receptores CB1 ha demostrado ser muy útil en ciertas afecciones metabólicas. Los antagonistas herbales y dietéticos de los receptores CB1 pueden tener efectos beneficiosos en el intestino, sin causar efectos secundarios no deseados en el sistema nervioso central.

Las hojas de té hirviendo desprenden catequina, un flavanol que puede inhibir la señalización del receptor CB1 y puede regular la insulina, el colesterol y la presión arterial.

Las zanahorias producen una carotatoxina llamada falcarinol, que es un antagonista inverso de los receptores CB1, lo que significa que no solo bloquea la actividad de estos receptores , sino que reduce la señalización de los emisores CB1 por debajo del nivel normal.

Algunas especies de regaliz generan ácido 18β-glicirroténico, que confiere efectos contra la obesidad al disminuir la interacción entre la anandamida endógena y los receptores CB1. Un pequeño árbol africano, la Voacanga africana, produce tres antagonistas de los receptores CB1 extremadamente complejos, llamados voacangines, que son químicamente similares a la ibogaína , que es un derivado de la iboga, una planta psicodélica de África occidental.

ANTAGONISTAS CB1 Y ANTAGONISTAS CB2

Los ligandos que aumentan la actividad de los receptores CB2, mientras bloquean los CB1, son prometedores para el tratamiento de trastornos adictivos y metabólicos.

Muchas plantas del género de arbustos Zanthoxylum producen γ-sanshool, que activa los receptores CB2 mientras bloquea simultáneamente los receptores CB1. El cannabis produce THC , que también tiene esta doble acción, aunque γ-sanshool es una molécula larga, flexible y aceitosa, por lo que es estructuralmente más anandamida (el endocannabinoide) que THCV (el fitocannabinoide).

UNIÓN A RECEPTOR NO CANNABINOIDE

Los efectos de estos y otros compuestos vegetales se extienden mucho más allá del sistema endocannabinoide clásico. Los fitocannabinoides y endocannabinoides interactúan directamente con los canales iónicos TRP y los receptores PPAR (en el núcleo de la célula) que modulan la expresión genética.

Existe una especie de abedul blanco que produce ácido betulínico, que se une a los receptores CB1, CB2 y activa los receptores PPAR.

La amorfrutina, que se encuentra en la raíz de la planta de regaliz, contiene una categoría de moléculas similares al CBG sintetizadas por numerosas plantas, particularmente en las especies de girasol del género Helichrysum. Algunas amorfrutinas son agonistas de los receptores PPAR γ.

ESPECIES DE PIMIENTA

El género de pimienta de África occidental, Piper, puede ser una de las familias vegetales más cannabimiméticas, con numerosas especies que producen moduladores de cannabinoides.

La guineensina, presente en la pimienta negra que acompaña a la sal de mesa, aumenta el tono endocannabinoide al bloquear y retrasar la recaptación de endocannabinoides.

La pimienta negra también contiene piperina, un potente modulador del receptor TRPV1, que está implicado en el dolor y la neurodegeneración.

Otra especie cannabimimética es la kava. Históricamente, la kava se ha utilizado para tratar migrañas, insomnio, problemas menstruales, pérdida de peso y convulsiones. Produce muchos componentes químicos potentes, incluida la yangonina, que se une al receptor CB1 . Si la yangonina activa o inhibe CB1 no está claro actualmente.

Thehempydog-cannabinoides-pimienta
Pimienta

En cualquier discusión sobre los cannabinoides sería negligente ignorar el β-cariofileno (cariofileno o BCP), un terpeno que se encuentra en el cannabis, muchas verduras de hoja verde y pimienta negra. El cariofileno es un químico antiinflamatorio que activa de manera potente los receptores CB2 . Es uno de los mejores ejemplos de cómo la dieta afecta directamente el tono endocannabinoide. Las propiedades antiinflamatorias del cariofileno son importantes para la obesidad, la diabetes tipo 2 y otras complicaciones metabólicas: “[Comer] tan solo 4 mg / kg / día podría convertirlo en un antiinflamatorio efectivo”, según el Dr. Ethan Russo.

EL MOTIVO EVOLUTIVO.

¿Cuál es el ímpetu evolutivo para la creación de cannabinoides? Incluso los organismos unicelulares como las cianobacterias, descendientes de las bacterias fotosintéticas originales, producen sustancias químicas que actúan sobre los receptores cannabinoides. Pero los receptores cannabinoides evolucionaron mucho más tarde, apareciendo por primera vez en la antigua Hidra hace unos 500 millones de años.

Todavía no está claro por qué las plantas producen cannabinoides sin los receptores correspondientes para unirse. Algunos insectos hacen lo mismo. Puede haber un mecanismo aún no descubierto por el cual las plantas se autoregulan con fitocannabinoides. En los humanos, el SEC se ha convertido en un sistema homeostático, un mecanismo adaptógeno fundamental que permite a nuestros cuerpos mantener la salud a través del estrés de la vida.

MEDICINA TRADICIONAL

El CBD está de moda en estos días. Se ha convertido en una moda relacionada con el bienestar. Y aunque está de moda obsesionarse con un solo componente de cannabis, no perdamos de vista el hecho de que la medicina a base de hierbas proporciona innumerables remedios relevantes para las enfermedades modernas.

El CBD de una sola molécula y el THC de una sola molécula son medicamentos aprobados por la FDA. Pero los productos farmacéuticos purificados no son inherentemente superiores a las formulaciones de plantas enteras con todos sus componentes. El desarrollo médico de los cannabinoides debería basarse en el conocimiento tradicional y los conocimientos curativos populares, que a menudo involucraban una mezcla de varias hierbas, incluido el cannabis rico en CBD, que ha sido parte de la farmacopea humana durante miles de años.

No todas las hierbas son seguras, pero hay muchos precedentes de otras muchas que sí lo son. Al menos con las hierbas tenemos una historia larga y exitosa, mientras que el nuevo desarrollo farmacéutico nos ha llevado a un callejón sin salida de efectos secundarios crecientes, resistencia a los antibióticos y enfermedades degenerativas intratables. Mientras damos la bienvenida al cannabis al panteón de las hierbas medicinales, honremos a las plantas “crudas” que han sostenido a la humanidad desde tiempos inmemoriales.

POR ADRIAN DEVITT-LEE

(Adrian-Devitt-Lee, jefe de redacción científica del Proyecto CBD, trabaja como químico investigador en el University College de Londres).

Copyright, Project CBD

Compartir post