Artritis en perros

MimascotaCBD-radiografía-artritis-en-perros

Se denomina artritis, tanto en humanos como en perros y gatos, a una serie de cambios irregulares que se producen en las articulaciones. Existen diferentes tipos de artritis, por lo que suele ser común que nuestro perro o gato padezca alguno de ellos a lo largo de su vida. Es una enfermedad progresiva, que se caracteriza por la inflamación de las articulaciones. Con el paso del tiempo deriva en falta de movilidad por rigidez de las mismas.

Nuestras articulaciones funcionan igual que las de nuestras mascotas. Ambos extremos de cada hueso están cubiertos por el cartílago, protegiendo los huesos del roce entre ellos. El líquido sinovial rodea los cartílagos y los huesos, actuando como lubricante para que las articulaciones se muevan con libertad y sin dolor. La artrosis aparece cuando el cartílago y el líquido sinovial se desgastan, por traumatismos o simplemente por el envejecimiento normal. Como los huesos ya no tienen amortiguación, al moverse, se frotan entre sí, y así se produce el dolor.

De los cinco tipos de artritis que existen, vamos a hablar de los tres tipos más comunes en perros.

OSTEOARTRITIS

Es la enfermedad degenerativa de las articulaciones causada por la desaparición del cartílago entre los huesos. Es muy normal que esta falta de cartílago desarrolle espolones óseos, aumentando la intensidad de los dolores.

Este tipo de artritis puede aparecer en diferentes partes del cuerpo, tales como los codos, las muñecas, las rodillas, los tobillos o la espalda.

Está comprobado que los perros de raza pura tienen mayor tendencia a sufrir osteoartritis o cualquier otro tipo de artritis.

ENFERMEDAD ARTICULAR INFLAMATORIA

Suele ser resultado de infecciones, afectando a una sola articulación o a varias articulaciones a la vez. También puede ser causada por un fallo congénito del sistema inmune.

También conocida como Reumatismo inflamatorio, sus síntomas incluyen inflamación, limitación del movimiento y deformidad en las articulaciones afectadas.

DISPLASIA DE CADERA

La displasia de cadera se produce cuando la articulación de rótula situada en la cadera no está correctamente formada. Al no tener la forma correcta, el cartílago se desgasta a un ritmo superior al que necesita para regenerarse. Al no haber cartílago que amortigüe, los huesos se frotan entre sí sin protección, lo cual da lugar a la artritis y sus molestias y dolores.

La displasia de cadera se detecta a través de diferentes pruebas, principalmente radiografías. Con estas pruebas, el veterinario puede diagnosticar con precisión si el perro padece displasia de cadera, otra enfermedad degenerativa de los huesos o articulaciones y si por ello ha desarrollado algún tipo de artritis.

¿CÓMO DETECTAR LA ARTRITIS EN MASCOTAS?

Es importante que nosotros, como responsables del bienestar de nuestra mascota, podamos detectar que nuestro gato o perro padece artritis lo antes posible ya que, cuando se empiezan a mostrar los síntomas, es porque la enfermedad ya está en un nivel más o menos avanzado. Llegados a este momento, los dolores ya son más intensos y la degeneración de la articulación es más veloz.

Algunos síntomas que pueden ayudarnos a detectar que nuestra mascota padece artritis son:

  • Desinterés progresivo por los paseos, juegos y ejercicios.
  • Rigidez general
  • Movimientos lentos y cautelosos, como si quisiera evitar saltos o desniveles.
  • Dificultad al levantarse.
  • Movimientos anormales.
  • Disminución de la movilidad.
  • Aumento del sueño.
  • Dificultad para subirse al sofá o al coche.
  • Dolor cuando se acarician zonas concretas.
  • Deformidad de la articulación.
  • Cojera intermitente.
  • Cambios negativos en el estado de ánimo.
  • Aumento de peso

Si observas alguno de estos síntomas en tu amigo peludo, llévale a su veterinario. Que le haga las pruebas necesarias para determinar la dolencia que pueda afectarle.

¿ES EL CBD ÚTIL PARA EL TRATAMIENTO DE LA ARTRITIS?

Gracias a las propiedades antiinflamatorias del Cannabidiol, podemos tratar fácilmente y con seguridad algunos de los síntomas derivados de la enfermedad reumatoide, tales como inflamación, dolor muscular y articular, falta de movilidad y rigidez general en músculos y articulaciones.

El CBD interactúa con el organismo a través del sistema Endocannabinoide. Éste sistema ayuda a regular con más precisión las comunicaciones entre neuronas, ayudando al organismo a generar una respuesta más adecuada frente a dolores o disfunciones que se producen en nuestro cuerpo, y que dan lugar a malestar y disminución de la salud.

Los aceites y tinturas de CBD no son tóxicos ni producen efectos secundarios, por lo que pueden suplementar los tratamientos establecidos por el veterinario. Como siempre hacemos, os recomendamos consultar a vuestro veterinario siempre que vayáis a comenzar un tratamiento con CBD.

En nuestra tienda podéis encontrar diferentes tipos de aceites y tinturas de CBD, que pueden ayudar a regenerar el bienestar de tu mascota disminuyendo la intensidad de dolor y malestar general. Para cualquier pregunta sobre los productos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te ayudaremos a elegir el suplemento perfecto para tu mascota.

 

Compartir post